Cómo funciona Tinder

Hay aplicaciones para todo, incluso existen apps para ligar. Según el estudio ‘España en cifras‘ del Instituto Nacional de Estadística (INE), un 25% de los hogares de nuestro país son unipersonales. Si a esto se le une el hecho de que muchas personas viven enganchadas al móvil (solo en España, en un día, se descargan casi cuatro millones de aplicaciones), es comprensible que el acto de ligar se haya trasladado al smartphone. Apps como Tinder permiten echar un vistazo a los perfiles de otras personas que también buscan pareja desde la comodidad del sofá y, a partir de ahí, acordar una primera cita en persona… y quién sabe si empezar una relación. Pero, ¿cómo funciona Tinder? ¿Es fácil utilizarlo? ¿Es seguro? En este artículo se analizan las características de una de las aplicaciones para ligar más populares de todo el mundo. Sigue leyendo

Mis hijos no aceptan a mi pareja, ¿qué hago?

Presentar a los hijos una nueva pareja constituye una situación delicada. A menudo, la primera sensación que los niños experimentan es de rechazo, ya que ven en esa persona a un intruso que llega para, de pronto, inmiscuirse en sus vidas. Por eso resulta fundamental acompañar a los pequeños en el proceso de adaptación a esa nueva realidad que les toca vivir. Este artículo ofrece consejos y recomendaciones de expertos acerca del cuidado y tacto necesario para esta etapa, cuándo es conveniente presentar la nueva pareja a los hijos y qué hacer en caso de que estos no la acepten.

Sigue leyendo

Seis consejos para encontrar el amor en Internet

Hoy en día parece difícil no acudir a Internet para satisfacer casi cualquier necesidad, ya sea buscar empleo, viajes, alojamiento o comprar. El amor tampoco escapa a sus redes, como corrobora el estudio “Online Dating & Relationships” (citas y relaciones en línea) desarrollado por Pew Research Center, que revela que el 38% de los adultos solteros y en busca de pareja han utilizado sitios de citas on line o aplicaciones móviles de citas. Este artículo va dedicado a todos los románticos virtuales que buscan el amor en la Red: seis consejos para encontrar pareja a través de internet.

1. Seleccionar la red social o el sitio web adecuados

Cada web de citas funciona de una forma diferente y está dirigida a un segmento concreto, por lo que es importante elegir correctamente dónde empezar a buscar. Debido a ello, lo idóneo es crear un perfil nuevo, o dos como mucho, ya que se obtendrán mejores resultados centrando toda la atención en una web concreta, en lugar de gestionar un montón de perfiles diferentes al mismo tiempo. Pero, ¿cómo elegir la mejor web de citas?

Para ello hay que preguntarse qué es lo que se está buscando con el fin de encontrar una pareja acorde a nuestras expectativas. Es decir, las necesidades de una mujer de 20 años que está estudiando en la universidad no son las mismas que las de un hombre de 40 años, soltero y que está buscando algo estable, o de alguien que pertenezca a una minoría sexual. Por todo esto, escoger bien la web de citas en la que crear una cuenta tiene mucho que ver con el éxito o el fracaso de nuestras experiencias amorosas.

2. Editar el perfil

La edición del perfil es un momento clave en estas situaciones, ya que son muchas las veces que merma las posibilidades de los usuarios por no estar actualizados de la manera correcta. Es muy recomendable dedicar tiempo a pensar qué es lo que en realidad se quiere decir sobre uno mismo y cómo se quiere presentar. Es aconsejable rellenar todas las casillas editables del perfil y centrar el foco en lo que más nos haga destacar (pasiones, intereses y objetivos de la vida), pero sin entrar en generalidades y siempre con un toque diferenciador. En cambio, si estamos buscando a alguien que tenga gustos e intereses similares, no hay que tener miedo a abrirse y compartir.

3. Escoger la mejor foto

Es posible que las imágenes sean el factor más influyente en las citas on line, como es el caso de Tinder y sus diferentes opciones, ya que son el elemento visual que más se aproxima a la realidad. La variedad también es importante. Lo idóneo es subir instantáneas desde diferentes ángulos, preferiblemente en la que salgamos solos y en las que se pueda ver el cuerpo entero. Una fotografía puede ser al mismo tiempo un elemento de atracción hacia una persona como un elemento engañoso, ya que a veces la imagen no coincide con la realidad.

4. No desestimar redes tradicionales como Facebook o Twitter

Si no estamos interesados en crear un perfil en una web específica de citas, podemos probar suerte en las redes sociales. La línea que separa el interés por una persona del ciberacoso en el ámbito de las redes sociales es muy fina, en especial en el caso de los usuarios más jóvenes. Si se agrega a una persona que nos interesa, es aconsejable enviar de inmediato un mensaje explicando la conexión en común o el interés y, así, aumentar las probabilidades de entablar una conversación. En el caso de redes sociales más impersonales, como Twitter e Instagram, es aconsejable seguir a la persona que nos interesay, como en los otros casos, tratar de mandar un mensaje privado explicando los motivos.

5. Ser sincero en todo momento

Uno de los aspectos más relevantes en las webs de citas es la honestidad.Mentir sobre nuestro aspecto, profesión o estado civil no parece ser de gran ayuda para nadie. Incluso si se piensa que la otra persona nunca sabrá la verdad, podemos estar equivocados. Internet facilita en gran medida encontrar cualquier información sobre usuarios activos en redes sociales. Además, ¿de qué sirve basar una relación con potencial de futuro en falsedades y mentiras?

6. Y, por supuesto, ¡ser uno mismo!

Ser la mejor versión de uno mismo se ha convertido en un tópico, pero no por eso deja de ser cierto. La naturalidad es sinónimo de transparencia y de confianza, factores que poco a poco se van valorando más en el mundo digital y que tienen un peso relevante en el éxito de las relaciones amorosas on line. Tratar de ser alguien diferente a uno mismo para impresionar a otra persona construirá esa relación sobre una mentira, pero lo contrario atraerá a quienes de veras sientan un interés real por lo que te hace único.

Sin olvidar que también existen peligros…

Pese a que Internet puede llegar a ser el entorno perfecto en el que encontrar el amor para muchas personas, es necesario tener conciencia de los peligros y las amenazas que entraña buscar pareja en este medio. La Red es el escenario perfecto donde crear una falsa identidad y sacar partido de ella. Estafadores, suplantadores de identidad, ladrones de datos y simples bromistas utilizan el entorno virtual para llevar a cabo sus actos, siendo muy sensibles en este sentido las webs de citas y contactos, en las cuales muchos internautas pecan al confiar en exceso en desconocidos con el fin de encontrar el amor.

Por FABIÁN TORRES SophiaDigital

Sigue leyendo

Tu eres…

Tú eres de esos amores de los que se vive uno buscando con los ojos cerrados y la esperanza abierta.

De esos, que se disfrutan en las grandes historias de Libros y se te quedan tatuados en la piel, las memorias y el Alma.

Eres de esos amores completos, que llegan descubriéndote la piel llena de cicatrices, y entonces, de a poquito, en un beso, en un cariño te empiezan a curar hasta las heridas más profundas;: las del corazón. Sigue leyendo

Pareja: ¿es amor o dependencia emocional?

Las relaciones de pareja se deberían basar en el amor. Sin embargo, cuando un miembro de la pareja siente necesidad exagerada de recibir amor del otro, o su vida gira por completo en torno a esa persona, se podría afirmar que la relación es más bien de dependencia. ¿Dónde está el límite entre amar y depender?¿Cuáles son las señales de que la relación no es lo todo equilibrada que cabría esperar? Si se ha tenido alguna pareja de estas características, ¿cómo evitar de nuevo caer en el mismo error? En este artículo se dan respuesta a estas y otras cuestiones.

¿Amor o necesidad? ¿Cuál es la diferencia entre amar y depender? Parece que no es fácil definir las finas líneas que a veces separan estos dos términos. Para Anna Ferre Giménez, psicóloga y terapeuta Gestalt y de constelaciones, en unarelación basada en el amor, “dos personas están juntas por el placer de compartir con el otro aquello que cada uno es y que le hace sentir bien consigo mismo, no para que el otro le proporcione lo que uno siente -de manera consciente o inconsciente- que le falta en su vida”. Así, la persona que vive una relación con amor -situación distinta del enamoramiento– se siente completa, libre y puede recibir y dar bienestar a su pareja en una relación de intercambio entre iguales.

Sin embargo, la dependencia surge del miedo a no valer suficiente, no poder vivir solo, estar incompleto, morir si el otro se va… Este apego patológico crea relaciones desequilibradas, conflictivas o superficiales en las que no es posible desarrollar el potencial personal creativo. “A veces, aunque menos conocido, una persona dependiente se muestra segura, pero, en realidad, bajo esa -falsa- apariencia de seguridad, es incapaz de sentir amor e intimidad, de relacionarse desde un plano de igualdad con el otro”, comenta la psicóloga.

Pero, como en la mayoría de las cosas, no todo es blanco o negro, amar o depender. Hay grados de dependencia, y es fundamental que uno detecte cómo le afecta un tipo de relación así en su vida y de qué manera impide un desarrollo personal sano.

Perfil que predispone al apego patológico

Hay quienes tienen más predisposición a sufrir relaciones de pareja de dependencia. “Sin duda, las personas emocionalmente más frágiles“, puntualiza la experta. Entre estas se encuentran las que han vivido una infancia difícil, con ausencia física o emocional de los progenitores, o que han tenido una relación de pareja dañina; en definitiva, con carencias emocionales.

En una relación de dependencia emocional, ninguno de los dos miembros de la pareja puede dar o recibir amor

Cuando durante la infancia uno no se ha sentido seguro con el entorno encargado de protegerlo, se hace difícil madurar y ser sujetos independientes de una manera saludable. Entonces se desarrollan estrategias para obtener amor (o para huir del dolor) que se mantienen a lo largo del crecimiento y en la edad adulta. “Si de pequeña, en mi casa había problemas económicos graves y mi padre llegaba a casa nervioso y agresivo, yo me decía ‘mejor me quedo quietecita para que papá no se enfade y hago lo que me pida. Si obedezco, me querrá'”, ilustra Ferre. Este patrón basado en el miedo se repite de forma inconsciente y de manera automática en la vida adulta: “establezco relaciones de pareja en las que me comporto de manera sumisa o, también en el ámbito laboral, soy una empleada ejemplar… Es decir, obedezco a cambio de no tener conflicto”, explica la psicóloga, a modo de ejemplo. Estas situaciones, a veces, son adaptativas y beneficiosas, pero otras, es el primer paso para no poner límites y permitir abusos.

No obstante, la experta aclara que ante una misma situación de desamparo o de heridas emocionales, diferentes personas desarrollan estrategias distintas, según el tipo de carácter. Por eso en una relación de dependencia emocional, los dos miembros de la pareja son “codependientes“: ninguno de los dos puede dar o recibir amor. “Se tiende a definir como dependiente al miembro de la pareja que muestra más fragilidad, sin embargo, el sujeto tenido como ‘fuerte’ también necesita del miembro débil para mantener esta relación basada en el poder o el miedo, en lugar de en el amor como sería deseable”, asegura la especialista.

Relación de dependencia: síntomas de alarma

Algunas frases o creencias pueden indicar que se está ante una relación de apego patológico:

  • “Necesito a un hombre / a una mujer en mi vida para sentirme bien”, “sin ti no soy nada”: la pareja es lo más importante en la vida de la persona, más que uno mismo. Indica una baja autoestima.
  • “¿Dónde estás, con quién estás, qué haces, qué piensas?”: deseo de afecto constante y de contacto ininterrumpido, por ejemplo, estar juntos o en contacto a través de móvil todo el tiempo posible, de manera adictiva.
  • “Con lo bien que estamos juntos, no necesitamos a nadie más”: tendencia a que la relación sea exclusiva. Los amigos desaparecen y se crea una especie de burbuja de dos.
  • “Lo que tú digas, cariño”, “lo que yo te diga, cariño”: la pareja se relaciona a través de poder-miedo, uno somete y el otro es sumiso. Esto puede incluso ser aceptado tácitamente, sin que sea cuestionado.
  • “Por favor, no te vayas, cambiaré, si me dejas me muero”: miedo a la soledad y, por tanto, el abandono o el rechazo de la pareja se vive como una catástrofe, como dejar de existir. A menudo este tipo de relaciones se rompen y se recomponen de manera continua.
  • “Tengo mucha mala suerte, siempre me encuentro con el mismo tipo de hombres/mujeres”: muchas relaciones con parejas de un mismo perfil. Tras la ruptura hay resentimiento o desprecio hacia el otro miembro de la pareja.

Soy emocionalmente dependiente, ¿qué puedo hacer?

El primer paso y, por seguro, el más difícil, es reconocer que uno tiene una relación de dependencia emocional. A veces, la persona necesitará recurrir a un profesional psicólogo o terapeuta para que le ayude a tomar conciencia de la situación, del sufrimiento evitable, y le ayude a ver las heridas y curarlas.

“Es necesario comprender cuál es el vacío que quiero llenar con esta relación y reconocer que solo se llena aceptando la realidad y tomando responsabilidad sobre ella, sin esperar que un ‘príncipe azul’ o una ‘segunda mamá’ cubran estas necesidades infantiles. Esa etapa infantil debe quedar atrás para construir relaciones saludables entre adultos y poder desarrollar el potencial personal y disfrutar de un proyecto de vida”, puntualiza Anna Ferre.

Por MONTSE ARBOIX

Sigue leyendo

Esta es mi oferta

Te ofrezco que te quedes conmigo, en casa, tirados en pijama y mesa de camilla para el tiempo que en breve viene, ver la tele, dormir o hablar, arreglando el mundo a nuestro ritmo como excusa para terminar con un cónclave de besos.

Te ofrezco olor a café recién hecho los domingos por la mañana, o si quieres, firmamos una cláusula y olerá así todos los días de tu vida.

Te propongo abrir las ventanas cuando llueva, para cuando entre la humedad disfrutes del olor a tierra mojada; o no, mejor aún, salimos a la terraza y mojarnos de esa lluvia, que lo de ”carpe diem”, ha quedado más como frase para tatuaje, y poca gente lleva lo lleva a cabo.

Te ofrezco noches de compás, de baile y de whyski, de impaciencia al esperar un taxi, y disfrutar de una hamburguesa mientras llega. Sigue leyendo

Sentimientos de mujer (Voz : Beto de Argentina)

Eres tú mujer,
de mirada cautivadora e insinuante,
apaciguadora de instintos y ensueños,
Ser de gran sentimiento desbordante,
sutil, hermosa rociada de fulgor,
cual canto de sirenas atraes con tu voz,
das a luz el fruto divino del amor,
viertes lágrimas de un sincero corazón,
desvelo de los mas tiernos pensamientos,
a veces manzana del pecado y tentación,
guerrera de tormentos, delicadeza e ilusión.
son tus mas aliados y deseados los besos,
eres del alma la mas romántica canción,
de reina, madre o santa vistes tu silueta,
aroma de flor amorosa y de embelezo,
inspiración del mas devoto poeta,
drama, inquietud, codicia de reyes, ricos y pobres,
musa del placer, digna fuente de admiración,
apasionada colmada de gracia, dones, dotes, y honores. Sigue leyendo

Quisiera contarte

En el post original compatía un hermoso video recitando este poema pero… cosas de Youtube… lo quitaron asi que, lo reedito publicando estas hermosas palabras:

 

Quisiera contarte por qué este otoño es más triste que los anteriores otoños,
porque el que fue un dulce néctar se pierde en el pardo triste de las hojas desplomadas,
porque las lágrimas se parecen a lluvia al observar ese entorno,
puesto que los verdes que se alejan engrillan incluso más a mi alma,
yo te extraño, como al verde de las hojas, que me dan alegría, como al dulce nécta de la primavera… dónde etás ojitos de mar de esmeralda?, cómo estás?
quién te arrancó una sonrisa esta mañana…
quién se deleitó con tu mirada…
quien se regocijó de tu dulce aparecer…
de tu estimulante entonación de voz,
quisiera que sepas que mi atisbo lejano y recóndito
es hoy aún más lejano que el humo tan compañero,
tan atormentadoramente insobornable de este cigarrillo,
es más parsimonioso, más sosegado, más ilustrado,
como un dibujo del alma,
quisiera contarte tantas cosas, pero estás tan lejos…
que apenas puedo unirme a estas hojas desplomadas…