¿Eres incapaz de dormir sin taparte con la sábana? Aquí la explicación científica

Hay personas que necesitan taparse, porque para ellos es imposible dormirse sin algo por encima. Si eres de los que necesita taparse, deja de pensar que eres un bicho raro. Tu manía de dormir con la sábana por encima tiene una explicación científica muy sólida.

Puede parecer una simple manía para dormir, pero es más que eso. Hay muchas personas que no pueden dormir si no tienen algo para taparse por encima, aunque estén sudando con una ola de calor en su ciudad, su sábana no se la puede quitar nadie.

Esto tiene una explicación científica que tiene que ver con la temperatura corporal de cada persona. “Cuando nos vamos a dormir, nuestra temperatura cae unas décimas de grado. Esto hace que tengamos una sensación de frescor en la primera fase del sueño”ha explicado el doctor Francisco Javier Puertas, miembro de la junta directiva de la Sociedad Española de Sueño y responsable de la unidad del sueño del Hospital de Lieja (Bélgica), al periódico El País.

Es decir, aunque haga calor, al producirse esa reducción de temperatura en nuestro cuerpo sentimos la necesidad de taparnos para dormir. “Aunque haga mucho calor en el ambiente, sentimos esa sensación de frescor y la necesidad de taparnos”, añade Puertas.

Si no crees que esto sea posible, sólo tienes que mirar a alguien al dormir como afirma el doctor Puertas: “Si te fijas, verás que cuando alguien se está durmiendo se le ponen las orejas rojas. Se contraen los capilares por la pérdida de temperatura. Eliminamos parte de nuestra temperatura pasándola al ambiente. También sentimos ese frescor en las manos y los pies. Ese es el motivo por el que tantas personas necesitan dormir con calcetines. La sensación de estar menos expuestos a ese frescor inicial favorece el sueño”, explica el experto a El País.

¿Por qué algunos necesitamos taparnos y otros no?

Muy fácil, lo que hace que tengas la necesidad de taparte no es la temperatura ambiente, por ello aunque estés en la misma habitación con otra persona puede que haya uno que necesite taparse para dormir y el otro no.

Porque lo que hace que una persona tenga esa necesidad es la temperatura corporal de cada uno, es decir, la temperatura interna. Depende de nuestro metabolismo, entre otros muchos factores. El exceso de peso, por ejemplo, dificulta la regulación de la temperatura corporal”, explica el doctor Puertas.

Por ejemplo, las mujeres tienden a necesitar taparse en verano más que los hombres.

En el estudio realizado por las investigadoras de la universidad de Emory Carol Worthman y Melissa Melby, se afirma que en la mayoría de países las personas duermen tapadas, a pesar de que haga calor todo el año.

También es posible que no necesites taparte al acostarte pero sí en mitad de la noche. Esto ocurre porque en la segunda mitad de nuestras horas de sueño (si dormimos ocho horas en las cuatro últimas) porque le cuesta más a nuestro cuerpo regular la temperatura, según informa Atlas Obscura.

“Casi se puede decir que pasamos a una termorregulación de reptil. Este tipo de animales, de sangre fría, no puede regular su temperatura como lo hacemos los mamíferos, sudando o temblando. Lo hacen con elementos externos, como poniéndose al sol o escondiéndose en la arena. Nosotros nos tapamos con una manta”, afirma la experta Alice Hoagland para Atlas Obscura.

Aunque la temperatura corporal es el factor principal del fenómeno de taparse con la sábana en verano, es cierto que también tiene una parte de costumbre, ya que “lo normal es que cuando creciste siempre te taparan con una manta para dormir. Es algo a lo que estamos acostumbrados”, explica Hoagland.

Es interesante cómo el cuerpo humano antepone algunas situaciones de supervivencia a otras. Por ello, somos capaces de dormir con mucho calor, en cambio no podemos hacerlo con mucho frío ni con hambre.

“Las dos cosas que nos impiden dormir por mucho sueño que tengamos son el frío y el hambre. Son dos situaciones en las que predomina la supervivencia sobre el sueño. El exceso de calor nos puede dar una sensación de modorra, pero el exceso de frío siempre nos mantendrá despiertos. Nuestro cuerpo no se permite dormir ante la posibilidad de una hipotermia”, explica Puertas.

Así que échate la manta por encima y cuando tu temperatura corporal esté bien regulada…a dormir.

Vía: TicBeat

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.