Queramos o no, los imprevistos ocurrirán

¿Cuál es el propósito de la vida: vivirla o controlarla? Lo primero siempre nos reportará satisfacción, mientras que lo segundo nunca podremos llegar a hacerlo del todo. Entonces, ¿por qué no saborear las experiencias al máximo y exprimir lo que nos ocurre en cada momento? Está claro que los imprevistos ocurrirán, pero aprender a preverlos y a prepararnos para ello nos ayudará a disfrutar más de lo que no podamos controlar.

Por lo general, se utiliza la palabra “imprevisto” para describir algo que nos toma por sorpresa. Por ejemplo, cuando sucede algo que pensábamos que no podría ocurrir. Ahora bien, debemos saber diferenciar lo que es un imprevisto de algo que se puede prever. No podemos engañarnos a nosotros mismos llamando así a situaciones previsibles que, por pereza u olvido, no hemos querido hacer el esfuerzo de evitar. La falta de previsión lleva siempre a la improvisación, lo que no siempre puede salir bien. Sigue leyendo

Anuncios