Los efectos secundarios del castigo en niños

Cuando dejamos a nuestro hijo sin ir al concierto de su cantante favorito o le prohibimos usar el ordenador en un par de días por su comportamiento, estamos tratando de penalizar sus malas conductas. Es decir, el castigo en niños persigue suprimir una serie de actuaciones indeseadas. Sus principales ventajas son dos. Por un lado, tiene un efecto muy rápido y, por otro, elimina comportamientos inadecuados y reorganiza los deseados.

Sin embargo, el castigo en niños produce una serie de efectos secundarios posteriores que muchas veces no son contemplados por los adultos. Esta serie de reacciones, principalmente de naturaleza emocional y conductual, nos hacen pensar que quizá no sea la mejor manera de terminar o disminuir la frecuencia del mal comportamiento. Sigue leyendo

Anuncios