mHealth: cómo el móvil está transformando nuestro acceso a la salud

Las soluciones sanitarias móviles, englobadas bajo el término mHealth, están cambiado la manera en que controlamos y mejoramos nuestra salud a través de smartphones, tablets y smartwatches.

Decir que el mundo cada vez es más móvil significa que todo cuanto hacemos en nuestro día a día pasa de algún modo u otro por nuestro terminal: comunicarnos, informarnos, comprar, jugar o realizar operaciones bancarias serían algunos de los usos más habituales. Pero no los únicos.

El entorno móvil (no sólo el smartphone, también las tablets o los smartwatches) ha contribuido a dar forma a lo que conocemos como eHealth o salud conectada. Es el término que identifica a las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TICs) que se emplean en el entorno sanitario y engloba productos y servicios muy diversos pero siempre encaminados a la prevención, tratamiento o gestión de la salud.

Dentro del sector eHealth hay un terreno específico que se desarrolla en entornos móviles, el llamado mHealth, que está creciendo a un ritmo espectauclar.

Engloba cualquier servicio de atención médica proporcionada a través de una plataforma de tecnología móvil: desde apps móviles que aplican la gamificación para cumplir objetivos nutricionales o deportivos, a otras de perfil más administrativo, como las que emplean los hospitales para gestionar sus sistema de citas o administrar medicamentos. Sin olvidarnos de las que permiten ir a la consulta del médico sin movernos de casa.

Tal es su crecimiento, que las soluciones sanitarias móviles están empezando a obsesionar a algunas compañías del sector  como centros privados, hospitales y laboratorios, y se han lanado a crear aplicaciones móviles con el único objetivo de no quedarse atrás respecto a su competencia.

Pero el sector del mHealth no son sólo apps. Más allá de pedir cita o consultar los profesionales que trabajan en determinada clínica, las soluciones médica móviles tienen como fin mejorar la atención de los pacientes y su salud.

Las posibilidades son infinitas: desde mandar un mensaje recordatorio cuando toque la próxima toma, hasta consultar en tiempo real el nivel de azúcar en sangre o cuántos kilómetros hay que caminar cada día.

A pesar de todo hay quien sugiere que los dispositivos móviles nunca podrán sustituir plenamente la atención sanitaria personal, y no les falta razón: hay determinadas situaciones médicas que requieren de la presencia del profesional, ya sea por su complejidad o por las limitaciones de los propios terminales (leer un informe médico desde un smartwatch no parece lo más cómodo).

Móvil significa acceso universal e inmediato a la información. Esas son las premisas sobre las que el mHealth debe construirse, para mejorar los servicios médicos actuales y la experiencia del paciente, y eso sí, tomando las medidas necesarias para evitar los ciberataques. Porque donde hay conectividad, existe ese riesgo.

Vía | TechCrunch

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s