Se multiplica el número de personas que han tenido que recurrir a sus fondos de pensiones

Según datos de la Asociación de Instituciones de Inversión Colectiva (Inverco), desde que comenzó la crisis se ha multiplicado por 13 el número de personas que han tenido que recurrir a sus fondos de pensiones, mientras que las cantidades rescatadas se han multiplicado por 10. Es decir, si en el año 2007 en torno a 5.800 parados de larga duración decidieron disponer de su dinero, en 2014 la cifra superó las 79.000 personas. La disposición de liquidez hace ocho años fue de 44,2 millones, mientras que ahora ha sido de 428 millones.

Si se suman los otros supuestos especiales que permiten recurrir a este ahorro (enfermedad grave y, desde 2013, estar en una situación de desahucio), las cifras son superiores. Hace ocho años, el número de beneficiarios era de 8.315 personas y ahora llega a las 84.000, aunque en 2012 y en 2013 superó las 100.000. Estas personas rescataron 458 millones, cuando en 2007 sólo dispusieron de 60 millones.

Hasta 2008, debía transcurrir un año una vez agotada la prestación de paro para acceder a esta liquidez. A partir de ese año se suprimió este condicionante y fue, unido a la agudización de la crisis, el desencadenante de que la disposición global media fuera de casi 400 millones anuales para casi 70.000 personas también de media anual.

Según fuentes de Inverco, la mayor parte de ese medio millón largo de partícipes ha cobrado su ahorro en forma de capital. Es decir, en un único pago para hacer frente al deterioro de su situación económica. Pocos han optado por una fórmula mixta (una parte capitalizada y otra en sueldo mensual diferido). Y prácticamente nadie ha cobrado en diferido mediante pagos mensuales.

Por primera vez en la crisis, en 2014, y coincidiendo con la mejora económica, se ha producido una atenuación de estos rescates, un 20% menos que en 2013. Ha continuado en el primer semestre de 2015, con 207 millones dispuestos en este periodo, frente a los 263 del mismo periodo del año anterior.

Sin embargo, esta reducción no se debe sólo a la recuperación económica y del empleo. También hay que tener en cuenta otros matices importantes, como señalan en Inverco. Es decir, hay menos demandantes de un rescate porque muchos de los que han dispuesto de su ahorro ya se lo han gastado y, si vuelven al paro, no pueden acudir a un nuevo rescate, porque lo han agotado. También sucede que muchos de los desempleados no sólo no cobran prestación pública (sólo la mitad de parados la percibe), porque ya la han agotado, sino que además no tienen un fondo de pensiones como posible colchón temporal, ya que su capacidad de ahorro no da para tanto.

Muy Pymes

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s