Los masajes tántricos aumentan el placer sexual

Descubrir nuevas sensaciones y explorar en el terreno sexual es la clave para mantener la pasión en la pareja. El masaje tántrico se basa en la creencia de que si te encuentras sexualmente feliz y relajado, tu salud será mejor.

El principal objetivo de esta práctica es despertar los sentidos para tener una experiencia mucho más placentera y conseguir una mayor relajación. Es cierto que tiende a buscar el placer y que puede provocar el orgasmo, aunque no se trate de su principal objetivo.

De hecho, el masaje tántrico no implica tener relaciones sexuales con penetración real, pero sí el tacto de los órganos sexuales, por lo que es uno de los masajes más íntimos que podemos encontrar.

Para hacerlo bien debes conocer bien el cuerpo de tu pareja y tocarlo de manera diferente.

Además, debes concentrarte para controlar tus impulsos sexuales, recuerda que se trata de explorar el cuerpo de tu pareja.

Pero antes de empezar debes saber que en el masaje tántrico, al miembro masculino se le conoce como Lingam (varita de luz) y a los genitales femeninos como Yoni (espacio o templo sagrado).

Es recomendable estar desnudo, aunque no es necesario estarlo totalmente, poner música suave y  utilizar un aceite tibio o lubricante

Tu pareja debes tumbarse con la espalda en el suelo o la cama y las piernas separadas. Coloca un cojín debajo de sus caderas, para levantar la zona del Yoni / Lingam, y otro debajo de la cabeza para que pueda ver sus genitales.

Explícale a tu pareja lo que vas a hacer dejando claro que no es un juego sexual, sino algo más espiritual aunque resulte muy erótico. Ambos debéis concentraros en la respiración, el movimiento y el sonido, tres factores que propician que fluya la energía.

A continuación sigue estos pasos sin dejar de mirar a los ojos de tu chica:

1. Vierte un poco de aceite o lubricante en el montículo del Yoni,  deja que gotee por los labios mayores. Masajea lentamente cada labio externo usando el pulgar y el índice, deslizándote hacia arriba y hacia abajo por toda la longitud del labio. Repite en los labios internos.

2. Ahora es el turno del clítoris. Despacio acaricíalo en el sentido de las agujas del reloj primero, y al contrario, después apretando suavemente entre el pulgar y el dedo índice.

3. Masajea el punto G introduciendo el dedo corazón de la mano derecha con la palma hacia arriba y masajea doblandolo ligeramente mientras exploras el interior. Masajea suavemente, en círculos, adelante y atrás, de lado a lado.

Tras estos movimientos ella estará tan excitada que es probable que tenga un orgasmo muy intenso. Aunque no es el objetivo inicial del masaje tántrico, lo que seguro que conseguirás es una completa relajación de tu pareja.

Via: Con derecho a roce

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s