¿Harto de la rutina sexual? Prueba con el ‘Petting’

Es la nueva forma de tener sexo. El ‘Petting’ proviene del término inglés “to pet”, que hace referencia a todo lo que tiene que ver con el sexo (besar, mimar, caricias, besos, abrazos, miradas o masturbación) excepto la penetración.

Centrar la experiencia sexual en la penetración es limitar en gran medida las oportunidades de disfrutar de las grandes posibilidades de la sexualidad.

La franja de edad en la que la práctica del ‘Petting’ es más común está entre los 14 y 29 años, y el promedio de edad en la que hombres y mujeres inician sus relaciones sexuales (siendo parte de las mismas el coito) es a los 14.4 años de edad. 

Pero aunque se recomienda en el despertar sexual o cuando se comienzan a tener relaciones sexuales con una nueva pareja, ya que es una excelente forma de conocer al otro y saber qué cosas le gustan, el ‘Petting’ también es una buena manera de renovar la sexualidad en las parejas estables y salir de la rutina en la cama.

Además, es muy eficaz en caso de que existe alguna dificultad para alcanzar el orgasmo. Estos juegos sexuales contribuyen a lograr un nivel óptimo de excitación, lo cual facilita la llegada al clímax.

La clave de todo está en la exploración física y el descubrimiento del cuerpo del otro. Se trata de un reto muy divertido y erótico ya que se ponen a prueba la imaginación y el deseo, a cada paso que des verás como aumenta el nivel de excitación.

Actualmente, el ‘Petting’ suele utilizarse en forma más específica para referirse a la estimulación sexual que se centra en los genitales de ambos sexos. Pero no hay límites establecidos.

En muchos casos forma parte de la terapia sexual y los expertos suelen denominarla como una fase de “focalización sensorial” que prohíbe a la pareja la práctica del coito.

De esta forma se pretende que se vuelvan a descubrir sensaciones y experiencias perdidas, desaparezca la ansiedad por la realización ‘correcta’ del coito y la obsesión por alcanzar el orgasmo, así como incrementar el conocimiento mutuo sobre lo que a cada uno le gusta o no.

Podéis usar las manos, la boca, la lengua o cualquier otra parte del cuerpo que permita el contacto físico mediante roces, besos, caricias… El ‘Petting’ os puede llevar a estados tan gratificantes como la penetración, o más.

Por ejemplo, la estimulación de los pechos es una de las principales prácticas en este juego sexual. Masajearlos, besarlos, besarlos, lamerlos y acariciarlos forma parte del lote pero sobre todo, no olvides los pezones. Son una zona erógena muy importante (¡también para los hombres!), y si lo haces bien puedes llegar a provocar el orgasmo.

Otro de los grandes beneficios del ‘Petting’, más allá de lo físico, es que mejora la comunicación y la complicidad entre la pareja, y esto es fundamental para lograr una relación duradera y la máxima compenetración sexual.

De

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s