¿Porque la pornografía es legal y la prostitución no?

Si la prostitución es ilegal, ¿por qué el porno es legal? Es una de esas preguntas que una vez te han hecho, es posible que se queden en tu mente dando vueltas durante días. Es también una pregunta que pocas personas llegan a hacerse, quizás porque forma parte del tabú que es el sexo. Sea como sea, vamos a intentar despejar un poco el asunto e intentar darle una respuesta a este interrogante. Lo primero es definir los términos.

El negocio de la pornografía se basa en el pago del cliente para ver a otras personas teniendo sexo entre ellas, sin que él sea parte activa de la relación sexual. La prostitución se entiende como el acuerdo bilateral entre una profesional del sexo y un cliente de intercambiar sexo por dinero.

La RAE ofrece la siguiente definición de la palabra “prostituta”: persona que mantiene relaciones sexuales a cambio de dinero. Tomando esta definición objetiva y racional, ¿no deberíamos llegar a la conclusión de que también los actores porno se prostituyen?

En el negocio del porno, una primera persona paga a una segunda para tener sexo con una tercera, mientras que en la prostitución, la persona A le paga a la persona B para tener sexo con ella. Teniendo esto claro, alguien podría pensar que la solución para que la prostitución sea legal al nivel de la pornografía es que un amigo del cliente sea quien realice el pago.

Según un artículo de la CNN, la diferencia radica en que en una película porno, todos los que aparecen están siendo pagados para participar en ella y tener sexo delante de la cámara, mientras que en la prostitución, una de las partes paga para disfrutar del sexo.

La línea que separa la prostitución de la pornografía es muy fina, tanto que hay que acercarse mucho para distinguirla. Lo único que está claro es que lo que las diferencia es la motivación de los participantes en el acto sexual; mientras ambas partes estén recibiendo dinero, no se considera prostitución, ya que no se está vendiendo el cuerpo directamente si no el espectáculo que con él se lleva a cabo.

La legalidad de la actividad de las prostitutas y de las escorts de lujo ha sido durante muchos años, y sigue siéndolo, un tema controvertido. Lo que es evidente es que tanto escorts como actores y actrices porno siguen trabajando y existiendo, cada uno con una protección legal muy distinta para dos trabajos que no difieren tanto.

Via: La Voz Digital

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s