Deseo sexual: ¿a qué obedece?

“Antes, el único biorritmo que contaba era el del hombre, que era el que decidía el momento de acto sexual. Hoy, también la mujer reivindica su derecho al placer y la influencia de su ciclo sexual”, constata el psiquiatra y sexólogo italiano Willy Pasini.

El experto establece las bases de un cambio manifiesto y, con él, la cuestión de los biorritmos sexuales. ¿Cuáles son los que intervienen en nuestro deseo carnal? ¿Son diferentes los ciclos masculinos de los femeninos?¿Cómo hacerlos coincidir? Si las hormonas tienen su parte de responsabilidad e influyen en el reloj biológico, la cultura, también. Y es que, a fin de cuentas, somos animales.

Nuestros biorritmos hormonales

Revolución sexual o no, hay verdades incuestionables, como la diferencia entre los hombres y las mujeres. El deseo masculino fluctúa a lo largo del día, desde que el varón se despierta. La culpa la tienen la hormonas.

“Los biorritmos más conocidos son los relacionados con las erecciones matinales”, explica Gonzague Masquelier, director del l’Ecole parisienne de Gestalt (Escuela parisiense de Gestalt). Este vigor matinal, prueba de una virilidad triunfante, no tiene que ver con el deseo, sino con un pico en los índices de testosterona.

Las mujeres, por su parte, están más sometidas a su biorritmo ancestral, el de los ciclos de fecundidad. Su deseo puramente biológico alcanza su punto álgido durante la ovulación (en torno al día 14 del ciclo menstrual), gracias a la presencia de estrógenos, que las hace sentirse listas para la fecundación.

El eje hipotálamo-hipofisario estimula los ovarios y hace que también secreten progesterona. De ahí que sientan más deseo también antes de la regla. La naturaleza es sabia.

La estación del amor

Primavera, verano, otoño, invierno… Aunque animales sociales, el hombre y la mujer parecen estar igualmente sujetos a la influencia de las estaciones, que rigen el frenesí erótico. ¿Habrá preferencias? “A juzgar por el número de nacimientos que hay en abril y en mayo, la sexualidad experimentaría un pico estacional durante el verano”, responde Masquelier.

En realidad, la zarabanda estival surge en primavera, cuando las mujeres registran un pico en sus índices de luberina, la famosa hormona del amor responsable de su humor pícaro. Según Pasini, “en la excitación masculina resulta esencial la vista, que estimula la producción de testosterona”. Por eso determinadas prendas íntimas estimulan el instinto. El sol, por su parte, juega un papel favorecedor de la secreción de melatonina, que funciona como impulsor del deseo.

Así pues, con la llegada del buen tiempo, la cultura cede el paso a nuestro instinto animal. Es el momento en que el primate que somos vence al hombre neuronal.

Los biorritmos culturales

“Somos los únicos mamíferos con deseo constante, incluso fuera del periodo de reproducción”, señala Masquelier. Sometidos a biorritmos culturales, nuestra libido no deja de evolucionar, al tiempo que se mantiene fiel a ciertos fundamentos.

El horario de la tarde, entre las cinco y las siete, famoso por ser en el que los hombres se encontraban con sus amantes, coindice con un pico en la serotonina (hormonas de la felicidad), que aumenta de manera masiva en esa franja de tiempo. Aguijoneado por ese simple biorritmo cultural, el deseo asciende como una flecha, estemos o no con nuestra pareja legítima…

Lo mismo sucede con las siestas “indecentes”. Si estimulan la sexualidad cerebral alejándose del simple acto reproductivo es por una cuestión cultural, razón por la cual “un neoyorquino y un italiano responderán de manera diferente a ese mismo estímulo”, argumenta Pasini.

Alteremos nuestros biorritmos culturales y obtengamos así una ¡dosis extra de placer!

C. Maillard

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s