Así reaccionan ellas y ellos cuando se toman una ‘copita de más’

Pasar las 24 horas del día juntos e ir a todos lados pegados como lapas no es bueno para vuestra relación y en el futuro será fuente de conflictos.

Pero, ¿de verdad sabes lo que hace cuando sale sólo?

Un grupo de investigadores de la Oregon Health and Science University en Portland (EE.UU) ha investigado el efecto del alcohol entre parejas que han establecido lazos sociales muy estrechos.

Los resultados, publicados en la revista PNAS, indican que las hembras y los machos actúan de manera diferente en estado de embriaguez.

Aunque el objeto del estudio han sido ratones de campo, los resultados pueden extrapolarse a humanos debido a que esta especie es monógama y establece lazos de pareja muy fuertes que duran toda la vida.

La conclusión principal afirma que mientras que el género femenino refuerza la unión y la sociabilidad, el masculino muestra un comportamiento huidizo e infiel.

¿Qué significa esto? Que probablemente tras alternar un rato y tomarse alguna copa, ella llamará a su pareja para ver cómo le va y le dirá que tiene muchas ganas de verles (osea se pone romántica y cariñosa), mientras que él se vendrá arriba y empezará a sopesar otras posibilidades mariposeando alrededor de las chicas que haya a su alrededor.

Para llegar a estas conclusiones los investigadores realizaron un curioso experimento. Juntaron en un cubículo a un grupo de ratones -machos y hembras- para que ‘flirteasen’ en un entorno controlado.

Después se les ofreció beber de dos cubetas, una de agua y la otra con una mezcla de agua y vodka.

Tras dejar a los ratones en una fiesta privada de 24 horas de barra libre, se procedió a su reconocimiento. A su llegada al laboratorio, los científicos descubrieron que los ratones habían consumido alrededor de 12, 5 gramos de alcohol por cada kilo de peso corporal. Vamos, que estaban bastante ‘perjudicados’.

A continuación, presentaron a los roedores nuevas parejas para “interactuar” durante unas horas, sobrios por un lado y ebrios por el otro.

El cien por cien de las hembras que habían bebido prefirieron mantener la relación con su antigua pareja y, por el contrario, un tercio de las ratonas sobrias decidieron cambiar de pareja o probar con uno y con otro.

En cuanto a los ratones machos ‘borrachos’, rechazaron a sus amantes anteriores y se interesaron por las nuevas. Eso sí, los que no habían bebido alcohol fueron fieles a su primera pareja.

La conclusión es que en las hembras, el alcohol promueve sentimientos más ansiosos, lo que las lleva a querer estrechar los vínculos con su pareja. Ellas se vuelven más cariñosas mientras que ellos prefieren innovar.

A tenor de los resultados, ¿pondrías la mano en el fuego por tu pareja?

Via: Con derecho a roce

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s