El efecto lencería sobre la actitud femenina (y masculina)

Las mujeres vivimos bajo la tiranía de la belleza y cada vez tenemos que asumir más rituales diarios para conseguir el objetivo de vernos y de que nos vean bien. Vestirnos, maquillarnos, peinarnos, echarse cremas, perfumarnos… Cada una de estas elecciones dependen del humor con el que nos hayamos levantado y la ropa también actúa como un termómetro del estado de ánimo. Porque al igual que la barra de labios ejerce un influjo casi mágico en la mujer, hay una prenda que puede potenciar hasta el deseo sexual tanto de ellos como de ellas. ¡Exacto! La lencería.

Sea o no por motivos altruistas (o por negocio) hay un montón de pruebas sobre ello. Recientemente la doctora Rachel Wood, de la Universidad de Sussex, ha revelado en su estudio Lencería y Feminidadque “la ropa interior cambia nuestra actitud, haciendo que nos movamos y nos sintamos de manera diferente”.

Además, otro estudio realizado por científicos de la Universidad de Manchester descubrió que hay un vínculo directo entre usar un sujetador ‘Push up’ y la autoestima. Los investigadores grabaron el comportamiento de un grupo de mujeres de entre 20 y 55 años en tres escenarios cotidianos distintos, comparando su actitud según el tipo de prendas que llevaban: lencería que aumenta el busto o ropa interior “de todos los días”.

Y notaron una disminución del lenguaje corporal que indicaba una falta de confianza, como romper el contacto visual y tocarse la cara, mientras que el comportamiento que mostraba seguridad, como sonreír, aumentaba un 73 por ciento cuando llevaban Wonder Bra. Anteriormente ya se había demostrado que llevar ropa interior adecuada vuelve más seguras a las mujeres.

Por otra parte, según una investigación realizada por la Universidad de Leicester (Reino Unido), la ropa interior es un componente vital del aspecto visible de las mujeres porque “reafirma la indumentaria exterior y el aspecto general de la mujer, generando sensaciones y sentimientos de seguridad”. 

Las que participaron en este estudio describían diferentes experiencias sobre cómo su ropa interior les reafirmaba en muchos de los papeles que desempeñan cada día. “Aunque puede ser solo una parte rutinaria de nuestro ‘trabajo corporal’, puede estimular diferentes sensaciones. Así, las bragas, los sujetadores, etc. pueden convertirse en una herramienta de expresión y en un transmisor de sensaciones de su cuerpo y su sexualidad”.

Los hombres tampoco son indiferentes a esta prenda femenina. De hecho, la ropa interior también la disfruta la pareja. ¿No has notado cómo se le van los ojos cuando te pones tu conjunto más sexy? Ellos perciben ese cambio de actitud cuando te ven con prendas glamourosas. Y el satén, los brillos, el encaje y el strass pueden causar estragos en la imaginación masculina.

La lencería potencia la líbido de la pareja porque os transporta a un mundo mágico donde todo tiene cabida. ¿Acaso no has visto los anuncios de Pe para L’Agent Provocateur? Primero fue con Miguel Ángel Silvestre y ahora con Jon Kortajarena. La nueva colección acaba de ver la luz este mes de agosto y el video (algo subidito de tono) ha causado estragos en la red.

Así que si quieres desatar la pasión de tu chico ya estás tardando en renovar tu ropa interior y optar por la ‘lingerie’. 

Via: Con derecho a roce

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s