Por qué la Renta Básica Universal es inevitable

Escribí hace unos días por qué, a pesar de ser liberal, estoy a favor de la Renta Básica Universal. Las principales objeciones que se me han hecho a ese artículo son que aumentaría la inflación y que es inviable financiarla. Obvio lo de que Spain is different y que aquí no trabajaría nadie si cobrara 600€ al mes. No dudo de que habrá gente así, pero los hechos demuestran que son una minoría (y probablemente la misma minoría que ya vive ahora a costa de subsidios surtidos). La inmensa mayoría de la gente se forma, trabaja y crea negocios para prosperar, porque no se conforma con ir malviviendo.

El tema de la inflación es un error de concepto. La inflación no se produce porque la gente tenga más dinero, sino porque ese dinero no esté basado en riqueza real. Dicho de otra manera: la inflación es un aumento de la masa monetaria, se produce cuando el estado imprime más billetes sin que se haya producido un aumento de riqueza en el país. O cuando mete más estaño en las monedas de plata, como hacían los romanos, que la tentación de mejorar las arcas del estado fabricando dinero viene de antiguo.

La RBU generaría inflación solo si se hiciera a base de imprimir esos 600€ de cada ciudadano. Pero nadie propone esto, por eso tanto Rallo como Podemos reconocen que tienen que subir impuestos a lo bestia para financiarla. Es decir, se financiaría con riqueza real, existente, no con nuevos billetes, por lo que no produciría inflación.

¿El hecho de cambiar los billetes de dueño cambiaría su uso? Eso sin duda, y por tanto produciría cambios en los patrones de consumo y probablemente en algunos precios (unos hacia arriba y otros hacia abajo). Pero esto no es inflación.

Es más interante el segundo problema: es imposible de financiar.

Financiar la RBU es cuestión de prioridades

El coste de la RBU depende de lo que se pague: Rallo se pone en el peor caso, 8.114€ al año para cada adulto y la mitad para cada menor; Podemos propone lo mismo para los adultos, pero no pretende dar nada a los menores, lo que les supone 100.000 millones de ahorro.

Así que si partimos de la RBU que propone Podemos (8.114€ al año para cada adulto, 0€ para los menores), nos encontramos que faltan 145.000 millones de euros. Pero precisamente Rallo nos da la solución en su libro Una alternativa liberal para salir de la crisis: se pueden ahorrar 135.000 millones de euros al año recortando en empleo público, inversiones, subvenciones y despilfarros varios.

Parte de ese recorte está ya incluido en la reducción de pensiones y subsidio de desempleo que se generaría por la RBU. Pero aún así el coste total pasa de ser 145.000 millones de euros a unos 20.000 millones. Que sigue siendo una cantidad importante, pero es mucho más fácilmente asumible. Y si en lugar de pagar 8.114€ al año lo dejamos en 7.000 (algo menos de 600€ al mes) nos encontramos con que ni siquiera tenemos que ahorrar los 135.000 millones de Rallo al completo para que la RBU sea viable ahora.

Otra cosa es que esto supondría una auténtica revolución. Dejar de subvencionar empresas ineficientes, estudios sobre la reproducción de las avutardas, televisiones públicas, ayudas al sindicalismo feminista andino, la orquesta de cámara del pueblo, la actuación del cantante de moda en las fiestas del pueblo… y otras prestaciones que podrían afectar aún más directamente al ciudadano, desde los viajes del abuelo a Benidorm a sueldos de funcionarios inútiles. Estoy convencido de que cuando Podemos propone la RBU no es para dar más libertad a los ciudadanos y que cada uno se gaste su dinero como mejor le parezca, sea estudiando las avutardas o viajando a Benidorm. El problema de Podemos es que quiere las dos cosas, la RBU y seguir con un estado elefantiásico que gasta decenas de miles de millones de euros en cosas perfectamente prescindibles. Eso sí es imposible de financiar.

Pero la RBU no, si estamos dispuestos a renunciar a estos otros gastos. Yo estoy seguro de que si hacemos un referendum y preguntamos si preferimos 650€ en el bolsillo cada mes o seguir pagando los gastos de formación de sindicatos y patronal más de uno va a votar por la primera opción. Otra cosa es que haya algún político dispuesto a dejar de controlar el grifo del que manan esos miles de millones de euros.

Sayonara, Mr. Salaryman

Vamos al meollo del asunto, lo que me ha llevado a escribir esta entrada. Todo lo que acabo de comentar tal vez sea interesante pero es irrelevante. Tanto como las elucubraciones de Rallo o las de Podemos. Porque estamos pensando con una mentalidad cortoplacista, sin ver a dónde nos dirigimos. Y vamos de cabeza a una sociedad en la que muchas personas, probablemente la mayoría, van a ser incapaces de tener un trabajo tal como lo entendíamos en el siglo XX.

¿Alguna vez te has preguntado por qué existen los trabajos fijos? Es más, ¿te has preguntado por qué existen los trabajos? LLevamos algo más de 100 años viviendo en un mundo en el que lo natural es que una gran empresa te contrate, te pague un sueldo a final de mes y, en los mejores casos, te permita hacer carrera y mejorar tu posición y tus ingresos.

Todo esto depende de que existan grandes empresas que necesiten contratar a un número elevado de personas. Y resulta que las grandes empresas están condenadas a desaparecer. Al menos, una gran parte de ellas. Lo que estamos viviendo no es una crisis pasajera. Estamos viviendo un cambio de sistema, en el que las tecnologías de la información y las comunicaciones están reduciendo los costes de transacción más eficazmente de lo que lo hace una gran empresa, y esto hace que empresas más pequeñas, más ágiles y más especializadas puedan competir mejor.

En Japón se llama al empleado de una gran empresa “salaryman”, “el hombre del sueldo”. Es el caso extremo de la empresa fiel y protectora, que te acoge al empezar tu vida profesional, te paga un sueldo durante toda tu vida y te cuida hasta la tumba. A cambio recibe una lealtad absoluta. Para un japonés, trabajar en Sony o en Toyota es una parte de su identidad más importante que haber nacido en Tokio o en Kioto. En España hubo un tiempo en el que esto fue así, y todavía quedan empresas “protectoras” en las que es frecuente que entre a trabajar el hijo cuando se jubila el padre.

Pero en Japón, en España y en todas partes esta empresa “madre” está desapareciendo, por lo que acabamos de explicar. A cambio están apareciendo empresas pequeñas que contratan menos personas, y las contratan en cualquier lugar del mundo. Y las empresas que siguen siendo grandes (de momento) ni tratan maternalmente a sus empleados ni esperan fidelidad de ellos.

La era de la abundancia

Si estás leyendo esto, es porque eres inmensamente rico. Tal vez no te lo parezca si te comparas con alguna estrella de cine o algún multimillonario de Silicon Valley, pero es así. En occidente hemos alcanzado un nivel de riqueza impensable hace apenas un par de generaciones.

Prácticamente nadie se ha preocupado desde hace décadas por no tener qué comer. Sí, yo también leo las noticias, no hace falta que me expliques que hay niños que hacen su comida principal en el colegio y que en su casa no tienen gran cosa. Por muy triste que sea, son excepciones, es una anomalía temporal, y no tienen nada que ver con lo que sufrieron mis padres después de la Guerra Civil (por ejemplo). En España tenemos riqueza en abundancia como para que nadie pase hambre, y los casos dramáticos de familias cuyos ingresos no alcanzan para comer correctamente se solucionan con ayudas (particulares o de las administraciones).

Hasta los años 40 del siglo pasado hacía falta que más de la mitad de la población se dedicase a producir alimentos, y ni siquiera eso garantizaba que todos comieran decentemente, o que no pasaran hambre cada vez que llegaba una sequía o un granizo inoportuno. Lo que se comía en la mayoría de las casas eran cereales, patatas y legumbres. La carne, el pollo o los huevos eran artículos de lujo, comidas de días de fiesta. Nuestros bisabuelos no podían ni soñar con la cantidad y variedad de alimentos que están hoy al alcance de cualquier familia. Y para conseguir todo esto, nos basta con que menos de un 5% de la sociedad se dedique a producir alimentos.

Con la industria está pasando algo parecido. Cada vez hace falta menos personas para producir objetos. En parte porque es más eficiente producir en otros países, pero también porque la automatización de las fábricas hace que necesiten menos operarios. Ahora el porcentaje de población activa dedicado a la industria está en torno al 15%, pero la tendencia es a disminuir, y dentro de no mucho tiempo estará en porcentajes similares a los del sector primario.

Pero como en el caso anterior, menos personas fabricando cosas consiguen que tengamos muchas más cosas que nunca. Tu abuela zurcía calcetines porque un calcetín costaba un buen dinero. Ahora nuestro problema es qué hacer con la ropa que ya no nos cabe en los armarios. Y esto por no hablar de otras comodidades como electrodomésticos, muebles, utensilios de cocina, juguetes, artículos de ocio… También en esto cualquier familia media española vive rodeada de un lujo inimaginable para nuestros antepasados.

En resumen: tanto la comida como los bienes materiales cuestan cada vez menos, y hace falta muchas menos personas para producirlos.

Y esto no va a parar aquí: estamos a unas pocas décadas (tal vez incluso una o dos décadas) de tener energía ilimitada y muy barata, gracias a los avances en renovables.

La economía ha tratado tradicionalmente de la escasez. El problema fundamental de la economía ha sido cómo asignar unos recursos escasos a las actividades más productivas (o satisfactorias, en el caso de los consumidores). Pero ahora resulta que estamos empezando a vivir en un mundo en el que la escasez ya no es problema. Tenemos de todo, todo lo que queremos e incluso más de lo que queremos o podemos consumir. Asignar recursos escasos está dejando de ser un problema, al menos en lo que se refiere a las necesidades básicas, porque un 10% de la población es suficiente para dar de comer y producir bienes para el resto.

Vamos a un futuro sin trabajos

No es que lo diga yo, que solo soy un blogger indocumentado. Lo dice Vivek Wadhwa en el Washington Post. Para Wadhwa, es inevitable que los robots asuman la mayoría de los trabajos que hasta ahora hacen los seres humanos.

Y es que los los robots están empezando ya a hacer el trabajo de personas que antes se consideraban insustituibles. No son solo los ya habituales robots de las fábricas. Son los coches sin conductor de Google, y se está trabajando ya en barcos mercantes (los que llevan los contenedores) sin tripulación. Dentro de poco los drones repartidores van a hacer que un cartero sea una figura tan anacrónica como un sereno. Ahora mismo los robots pueden incluso construir una casa en menos de 24 horas usando técnicas de impresión en 3D con hormigón.

Muchos otros trabajos que hasta hace unos pocos años se consideraban “seguros” están condenados a desaparecer. Por si tienes curiosidad por saber qué será del tuyo, aquí tienes una predicción bastante sensata (y en mi opinión incluso conservadora).

Si la mitad de los trabajadores tiene una probabilidad alta de perder su empleo a manos de los robots, y otro 20% una probabilidad media, ¿qué sociedad vamos a encontrarnos dentro de 15 o 20 años?

Los optimistas piensan que, igual que sucedió con la revolución industrial, los trabajos que desaparecen dejarán paso a otros trabajos. Probablemente también, como sucedió hace 150 años, trabajos menos penosos, más interesantes y mejor pagados. Yo también creo esto: mientras el ser humano sea como es, seguirá teniendo necesidades, y habrá personas dispuestas a cubrir esas necesidades a cambio de dinero. Profesiones como “monitor de pilates”, “youtuber”, “personal shopper” o “probador de videojuegos” son tan decentes y naturales como “contable” o “mozo de almacén”.

Pero Wadhwa apunta algo interesante: es cierto que nuevos trabajos sustituyeron a los que destruyó la revolución industrial, pero esto no sucedió inmediatamente, ni fueron las personas que perdieron su empleo las que ocuparon los nuevos puestos de trabajo. No es fácil para una persona de mediana edad reciclarse, aprender cosas nuevas, olvidar todo lo que ha sido su forma de ganarse la vida hasta ese momento y aventurarse con éxito en las nuevas formas de operar. Por decirlo claramente: no veo yo a muchos albañiles con capacidad de transformarse en youtubers de éxito.

Así que nos encontramos con un ejército de personas que están perdiendo su trabajo y que no van a volver a encontrarlo ni siquiera cuando pase la crisis, porque la salida de la crisis implica que su trabajo lo hará un robot.

Y a esto hay que sumarle lo que he explicado más arriba del fin de las empresas grandes. En la revolución industrial aparecieron grandes empresas que ofrecían trabajo fijo a sus empleados. En esta revolución tecnológica estas grandes empresas están desapareciendo.

Esto sería la receta para el desastre absoluto si no fuera por el hecho de que, como hemos visto, muy pocos trabajadores bastan para proporcionar todo lo que necesita el resto de la población. Del mismo modo que no necesitamos que el 50% de la población trabaje para producir alimentos y que todos podamos comer, si nos basta con un 10% para crear todos los bienes materiales, la energía y los alimentos que necesitamos podemos prescindir del trabajo del 90% restante y vivir confortablemente, mucho más confortablemente de lo que lo hicieron nuestros antepasados.

Por tanto, el problema no es que el paro genere pobreza en la sociedad. El problema es que el paro genera pobreza individual, en la persona que no puede encontrar trabajo.

Y aquí es donde entra en escena la Renta Básica Universal. Si podemos prescindir del trabajo de la mayoría de la población, ¿por qué obligarles a vivir una vida miserable? ¿qué ganamos con ello?

Insisto: el problema no es dentro de 100 años. Estoy convencido de que dentro de 100 años habrá nuevas profesiones que ahora no podemos ni imaginar, y que quien quiera dedicarse a ellas lo hará sin problemas (entre otras cosas, porque no necesitará que una gran empresa le contrate para hacerlo). Seguirá habiendo millonarios, porque seguirá habiendo gente excepcionalmente buena en lo suyo, capaz de generar beneficio para millones de personas y recibir una gran recompensa a cambio. Seguirá habiendo profesionales modestos que ganen lo suficiente como para permitirse caprichos y vacaciones. Y seguirá habiendo personas que por circunstancias propias o ajenas serán incapaces de producir valor y necesitarán ayuda.

El problema son los próximos 10, 20, 30 años. El tiempo en el que ya tenemos toda la abundancia que podemos necesitar pero todavía no tenemos las nuevas profesiones. El tiempo en el que tenemos un ejército de inadaptados, de personas educadas para vivir en el siglo XX y que se tienen que enfrentar con una sociedad diferente en la que no tienen nada que aportar.

Lo que hará la RBU en este futuro que está más cerca de lo que pensamos es precisamente ayudar a estas personas (recordemos: más del 60% de la población) que va a perder su trabajo y que no va a ser capaz de encontrar otro. La estructura actual del estado del bienestar está pensada para una sociedad en la que el 90% tiene trabajo y ayuda al 10% que está en una situación de precariedad. No va a soportar una sociedad en la que el 60% de las personas ni tiene trabajo ni tiene posibilidad de conseguirlo.

Sobre el egoísmo y la inmoralidad de la RBU

Tal vez hayas leído todo esto, seas de izquierdas y te parezca que puede tener sentido. Yo sigo siendo liberal, anarcocapitalista (creo que igual que desaparecerán las grandes empresas desaparecerán los países, pero esa es otra historia), y creo que este futuro es no solo posible sino deseable para un liberal, a pesar de la opinión de Rallo y otros liberales.

Hace apenas unos cientos de años, lo normal era pensar que quien no pudiera ganarse la vida se enfrentaba a la miseria como destino inevitable, a no ser que interviniera algún rico caritativo. En el siglo pasado, hasta los liberales austriacos como Hayek defendían una renta de subsistencia para casos extremos (y es lo que defiende Rallo ahora). La “línea de base” había cambiado, no porque las personas del siglo XX fueran mejores que sus antepasados, sino porque la sociedad era ya suficientemente rica como para permitirse “desperdiciar” recursos en personas improductivas. Ahora es inevitable que esa “línea de base” vuelva a cambiar, y ya que la sociedad puede permitirse dar los bienes materiales, alimentos y energía necesarios para vivir a todos sus miembros, considerar que ese es el supuesto del que partimos.

En forma de Renta Básica Universal o de alguna otra manera equivalente. Es posible que en un futuro la RBU no suponga una entrega de dinero, sino directamente de bienes y servicios, y que el dinero quede para los que produzcan “algo más”. Yo prefiero entregar dinero a entregar bienes, porque creo que es más respetuoso con quien lo recibe y fomenta la productividad y competitividad de los productores de esos bienes y servicios, pero las dos opciones son válidas, igual que otras intermedias como cupones o similares.

A partir de esa línea de base, creo que lo justo es que quien quiera algo más trabaje para ganárselo. Si puede ser, sin injerencias ni favoritismos de ningún gobierno. Y si gana 10.000 veces más que su vecino, mejor para él. Insisto, yo no dejo de ser liberal por defender la RBU.

En fin, que esta es mi opinión. Ahora es tu turno: ¿qué piensas de la RBU? ¿crees que un robot te quitará el trabajo? ¿se lo quitará a tus vecinos? ¿te importaría que alguien viviera toda su vida de la RBU sin aportar nada a la sociedad?

Vía: Desencadenado

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s