Aventuras que huelen a peligro y propuestas indecentes

Una, que no es ninguna indocumentada, antes de escribir sobre cualquier tema, se informa. Esta semana vamos a hablar de la infidelidad, aunque menos largo y tendido de lo que yo quisiera. He leído mucho sobre este vidrioso tema y he visto, sorprendentemente, mucha y variada apología de la infidelidad. El verano está a la vuelta de la esquina, sube la temperatura y yo ya llevo el biquini puesto, que por cierto me está como un guante. Este verano me voy a mojar, cómo no. Por favor, que se levanten los que son o han sido infieles alguna vez. Me refiero a los casados adúlteros, a los que tiene pareja y se acuestan con otras personas, a los que van a casarse y se meten en otras camas, a los que han echado una canita al aire, a los que la echan de vez en cuando, a los que una noche se dejaron llevar, a los que tienen un amante, a los que tienen dos amantes, a los que tienen más de dos, a los que tienen una relación paralela pero le echan la culpa a la pareja, a los que son infieles y a mucha honra.

A los que se sienten mal después de ser infieles, a los que ya no les afecta porque ya están acostumbrados, a los que creen que la infidelidad es necesaria para mantener una relación. A tod@s. Seré la primera en levantarme, a ver si os animáis. Confieso que he sido infiel. Como infiel puedo permitirme el lujo de hablar sobre la infidelidad en primera persona y sin pelos en la lengua. Y sobre todo sin que nadie me venga con el rollito ese de manual que no puedo con él de que no puedo opinar por qué nunca se sabe hasta que no te pasa. No es cuestión de arrepentirse, porque en su momento hice lo que me pidió el cuerpo, pero he aprendido de aquello. Ya pagué las consecuencias en su momento. Todos lo hacemos, con cada acto o acción que cometemos en nuestra vida. Es una cuestión de karma puro y duro.

Y no lo digo yo, lo dicen los budistas que son bastante más sabios que yo. Me he hecho yo un poco budista después de vivir unos meses por estos mundos de Dios, o de Buda para ser más exactos. Pero para los cristianos, A todo cerdo le llega su San Martín. En lugar de cerdo, puede ser puerco, cochín, cochino o chancho si nos leéis desde Latinoamérica. Os cuento. Después de poner los cuernos, me sentí la más mezquina de las personas y decidí poner punto y final a mi relación. Al toro por los cuernos. Uno, porque él se merecía estar con alguien que no se acostara con otras personas (sin haberlo hablado o negociado) y dos, porque yo no estaba enamorada de él. Creo que no soy la primera a la que le pasa esto, corregidme si me equivoco. Como siempre los españoles somos los mejores en todo, o en casi todo. De nuevo somos los primeros del ranking de los más infieles de Europa.

Todo un honor, todo un orgullo, toda una satisfacción. Se ve que en enero es cuando la gente es más infiel. Entre la cuesta de enero y haber pasado las Navidades en familia (que no bien) uno acaba echándose la mata a la cabeza y liándola parda. Por si no lo sabíais, el miércoles por la tarde es el día preferido por los infieles para tener su aventura, affaire, lío, rollito con su follamig@, relación paralela o se llame como se llame lo que hagan los infieles. Porque tipos de infidelidad y cuernos hay para dar y vender, faltaría más. Tipos de cuernos hay tantos como personas habitan la faz de la tierra y los ponen. He aquí unos cuantos ejemplos de la cornamenta más IN del momento.

Al parecer el 50% de las parejas españolas tiene sexo una vez cada dos o tres meses. Con estas cifras me entran muchas ganas de llorar, de follar por ellos y de coger de nuevo la mochila y de volver a largarme de este país. Follar es algo que se debería hacer al menos una vez al día. ¿No desayunamos, comemos y cenamos todos los días? Pues creo que el sexo debería ser una comida más del día, que no habría que saltarse ni en la más estricta de las dietas. Por otra parte, eso de que los hombres son más infieles que las mujeres es un engañabobos que ya no deberíamos creernos porque es mentira. En algo sí hemos conseguido la igualdad. Ambos géneros mienten (mentimos) por igual. Pero de toda la vida, las mujeres sabemos hacer dos cosas a la vez, además de ser más astutas y más inteligentes para que no nos pillen con las manos en la masa.

Cosas como dejarse facturas comprometidas por casa, volver oliendo al perfume de otra o que de repente aparezcan en el hogar conyugal unas bragas vibradoras de encaje que resulta que no son de nadie o son de la abuela, son esos pequeños detalles que a nosotras no se nos pasan. Llamadnos paranoicas. Lo que parece que sí es distinto es el móvil de los cuernos. No tengo muy definida mi opinión al respecto, aunque tampoco es importante, pero los estudios y encuestas dicen que los hombres son infieles más que nada por qué quieren tener sexo con otras mujeres, porque se hacen caquita de nuevo con ese monstruo llamado compromiso y porque la chispa ya no es la que era. Para nosotras, los motivos son muchos más en número y en complejidad. Le pese a quien le pese, la infidelidad está de moda. Es lo que se lleva ahora. La vida es corta, ten una aventura. Este es el slogan de una de las muchas redes sociales para infieles que quieren tener aventuras seguras y discretas.

He de reconocer que el slogan es bueno, muy bueno, pero no se me ocurriría a mí promover la infidelidad y hacer un negocio de ella. Yo soy más de: La vida es corta, pisa fuerte, ponte gloss, baila hasta el amanecer…Y si hay que ponerse un poco burr@, me decantaría por expresiones como A follar a follar que el mundo se va a acabar, en catalán y/o valenciano, Folleu folleu que el mon se acaba, Agujero con pelo follatelo, En tiempo de guerra todo agujero es trinchera.. Pero bueno, cada loco con su tema. La semana que viene comentaremos los por qué de los cuernos de ellos y ellas. Eso sí, antes de terminar esta sesión, démosle al play y movamos un poco el esqueleto.

!Feliz Sexo! Pepita La Nuit

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s