¿Por qué se dice que “el amor es ciego”?

Un grupo de investigadores de la Universidad College de Londres se ha propuesto desvelar el enigma sobre por qué el amor es ciego. Para ello, han captado imágenes de cerebros enamorados, observando que ante la visión del ser amado se activan determinadas zonas del cerebro.

Lo curioso del caso es que han descubierto reacciones en el córtex anterior cingulado, que también responde al estímulo de drogas sintéticas produciendo sensaciones de euforia.

Sin embargo, aún más sorprendente ha sido notar cómo las áreas encargadas de realizar juicios sociales, y por tanto de someter al prójimo a valoración, permanecen inactivas y provocan que nos quedemos “ciegos” de amor y bajemos la guardia.

Y es que el ser humano, como todos los animales, ha tenido que encontrar los mecanismos evolutivos para perpetuar la especie siendo el enamoramiento uno de ellos.

Este último es en definitiva un proceso bioquímico que se inicia en el cerebro y que, tras la desbordante secreción de neurotransmisores, activa glándulas y respuestas fisiológicas a velocidad de vértigo con la finalidad de que acabemos reproduciéndonos.

También lo constatan trabajos anteriores, en los que se han explorado otras líneas de investigación y se han aportado interesantes datos sobre las causas y los efectos del amor.

Por ejemplo, la feniletilamina (FEA), una anfetamina que segrega el cuerpo humano, es una de las principales sustancias implicadas en el enamoramiento.

Este compuesto activa la secreción de dopamina, un neurotransmisor implicado en las sensaciones de deseo y que hace que repitamos lo que nos proporciona placer, norepinefrina yoxitocina, que además de ejercer como mensajero químico del deseo sexual estimula las contracciones uterinas para el parto y hace brotar la leche.

Estos compuestos combinados hacen que los enamorados puedan permanecer horas haciendo el amor y noches enteras conversando sin sensación alguna de cansancio o sueño.

En definitiva, nos sentimos eufóricos, excitados y necesitados de otra persona como si de una droga se tratara. Porque este contacto nos proporciona placer y porque nuestra capacidad para juzgar, criticar o encontrar los defectos de quien estamos enamorados es practicamente nula.

Con Derecho a roce

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s